Las manos de Manuel de Falla

Por Juan Gregorio Avilés

De los bosques de La Alhambra, se baja al Campo del Príncipe por la calle Antequeruela. En cuya acera, bajando, de la izquierda se halla el carmen que fuera de Manuel de Falla –tiempo ha, casa-museo. Su carmen –esa casa tan aire de Granada, con terraza lateral ajardinada de arriates y bancos a la sombra, blanquísimas paredes –por de dentro y por afuera- y dos alturas. Recodo de la calle abajo, la iglesia de San Cecilio –donde el maestro pulsara el órgano en la misa vespertina. Lo pulsara con sus manos –quemadas como estaban del alcohol, con el que el músico las frotaba tras cada estrechamiento de otras manos, aprensivo, hipocondríaco tal era –Gutiérrez Padial me relataba, escritor de la posguerra, en su carmen del capellán, hospital granadino del Refugio.

©

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: