Coplilla -por un canónigo

Por Juan Gregorio Avilés

De la catedral granadina que lo era. Socarrón porque culto –y bueno con los amigos. En conversación privada, satirizaba en ocasión -y reía. Recitó una coplilla, cuyo origen al pueblo lo achacaba:

Las monjas en el coro

están cantando:

‘tantas hermanas solas,

sin un hermano.’

Y el estribillo:

‘Quién hará chocolate

sin molinillo.’

No guardaba silencio después, no lo guardaba. Reía con franqueza e intención. Y sin malicia.

©

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: