El final del premio internacional de poesía “Juan Gutiérrez Padial”

 

Por Manuel Arredondo Valenzuela*

…esto no sucedió de modo aleatorio. Tuvo sus motivos. Quiso don Juan, cual nuevo Rey Mago, repartir entre los “niños pobres de su pueblo” una serie de juguetes y ayudas en la Cabalgata de Reyes del año 1984 equivalente a 150.000 pesetas de entonces. Se puso en comunicación con el concejal delegado de Educación y Cultura que me había sucedido en el cargo, del cual yo había dimitido tres años atrás por razones que no vienen al caso, y éste, de modo un tanto intempestivo le respondió que “en Lanjarón no había pobres”. Y ahí fue Troya. En vez de contemporizar con don Juan, de razonar con él, de ofrecerle una solución menos radical, se enfrentaron. El caso es que don Juan, con su dinero y su carga de regalos se fue al Ayuntamiento de Órgiva y allí, en buena relación con su Alcalde (por cierto, socialista) Jesús Moreno, se llevó a cabo su obra benéfica de entrega a varios niños y niñas de sus regalos navideños. Y don Juan fue, por una noche, rey de ilusiones de unos niños que vieron acrecentada su carga de regalos y…¡de felicidad!.

Y así empezó todo. El equipo de gobierno se enfadó con don Juan y decidió, en venganza ruin y chabacana, quitar el nombre del premio de poesía.

¿No hubiera sido mejor chalanear con el cura y ofrecerle otras soluciones? ¿Por qué no se elige a los niños y niñas por un sorteo o, a través del colegio, con algún tipo de concurso que hubiera premiado a los mejores y que hubieran recibido de manos de don Juan dicho premio en forma de regalo de reyes magos? Indudablemente. Pero ‘acostumbrados, el uno a no ceder y el otro a embestiur, inevitable el choque, no pudo ser. Y no fue, pero pagó la cultura y el prestigio de un pueblo que por tan buena senda había entrado.

Don Juan, es verdad, era muy especial, muy suyo, muy recio en su carácter, pero era un hombre razonable. Con amabilidad y razones se le hubiera podido convencer para, cumpliendo su deseo, hacerlo de tal modo que no ofendiera la sensibilidad de nadie y los niños quedaran contentos y felices ante tan generosa y espléndida ofrenda de regalos navideños. Por aquellos años, esa cantidad era bastante significativa.

Igual pasó con la fundación que se había estado gestando para perpetuar el premio de poesía. En muchas conversaciones que yo había tenido con él se había pergeñado las bases para que dicha fundación que llevaría su nombre, tuviera una base económica suficiente y, debidamente administrada, hubiera sido bastante para sufragar los gastos del evento cultural. Se trataba de varios millones de pesetas que el cura estaba dispuesto a aportar si, por parte de la Corporación se hacía otra generosa aportación y se creaba una fundación independiente y fiable de que administraría bien y con el único fin de perpetuar el premio. No sé de quién fue la culpa, pero no se hizo. No se terminó de fraguar y todo fue en declive hasta el momento presente que se dejó desaparecer un premio de poesía que ya tenía un buen rango intelectual y de alta calidad. Los premiados posteriores así lo acreditan. Pero allí ya no estuve yo para poder ahora disponer de datos fidedignos.

Y así, de mala manera, acabó el Premio de Poesía “Juan Gutiérrez Padial” que un día se creó con grandes esperanzas y que debiera haber dado unos frutos excelentes.

©

_______________

Manuel Arredondo Valenzuela fue concejal del Ayuntamiento de Lanjarón en los años en que se inició el premio internacional “Juan Gutiérrez Padial”, y gran impulsor del mismo. El presente texto forma parte de una biografía del poeta, disponible en internet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: